Colegios a distancia: Juntos estamos haciendo historia

Colegios a distancia: Juntos estamos haciendo historia

Desde la suspensión de clases, el 16 de marzo, se comienza a escribir una nueva historia junto a un tremendo equipo de personas, profesionales, asistentes, auxiliares  que han dado todo  por seguir manteniendo viva y conectada la comunidad escolar.

A lo largo de estos meses, los funcionarios/as de los 11 colegios CEAS han dado muestra de compromiso, vocación y solidaridad. Han ido buscando la manera de conectarse con todos sus estudiantes, llamándolos, enviándoles mensajes, haciendo visitas domiciliarias, apoyando a las familias que pasan por momentos difíciles, sumándose a los turnos éticos para entregar canastas de alimentos, textos escolares o materiales pedagógicos y muchas acciones más que dan cuenta del importante rol social que cumple cada comunidad.

Un sentimiento de orgullo surge cuando escuchamos las historias y testimonios de quienes están día a día trabajando para el bienestar y aprendizaje de nuestros niños, niñas y jóvenes. Aquí destacamos algunos profesionales de la educación que están marcando la diferencia en cada colegio, adaptándose a una nueva sala de clases virtual.

Rosita Baeza, Profesora Jefe del Liceo Nuestra Señora de Las Mercedes

Ante la duda de si los niños estaban aprendiendo efectivamente solo con las guías y tareas que mandaba, Rosita tuvo la necesidad de reinventarse y llegar con algo concreto a cada uno de sus alumnos/as.

“Yo tengo 52 años y no soy mucho de esta era tecnológica, y dentro de los pocos recursos que tengo dije mis niños me necesitan, ellos me tienen que ver a mí haciendo algo. Cómo voy a enseñar matemática o lenguaje si ellos no me están escuchando. Entonces busqué en mi casa corchos, latas de bebidas, palos de helado y todo lo que tenía, puse mi celular y empecé a grabar mis clases”

Con el apoyo de la familia fue superando las dificultades tecnológicas y en todo este proceso nunca tuvo una duda. ”Sentía que era mi deber conectarme. Incluso en un momento me empecé a angustiar, cómo voy a poder llegar a cada uno de ellos si algunos no tienen Internet o cómo les enseño las propiedades del agua. Entonces comencé a hacer experimentos y se los envío, con vasos, jarros y agua, lo que tenga”.

La recepción ha sido increíble. “He quedado tan contenta, porque los papás han estado muy agradecidos. Los niños están súper contentos, porque mi primer atrevimiento a explorar los videos fue hacerles un desafío. Niños escriban algo que han aprendido durante todo este periodo, por ejemplo, yo aprendí a podar las rosas, entonces ustedes a lo mejor aprendieron  a hacer su cama, ordenar los juguetes. Entonces se sacaban una foto con el cartel y la mandaban al whats app y ahí se empezaron a entusiasmar todos”.

Desde entonces la respuesta de los alumnos/as ha sido positiva, mandan sus tareas por whats app  y junto con felicitar se les envía alguna corrección por individualmente.

Daniela Vera, Profesora Jefe del Liceo Bicentenario Nuestra Señora de Guadalupe

“Queremos dar lo mejor de nosotras para que los alumnos/as lo sientan. Si nosotros estamos bien ellos van a estar dispuestos al aprendizaje y a dar lo mejor”.

Sobreponerse a la situación manteniendo el foco en los niños ha sido su motivación. “Ha sido un periodo complejo, de adaptación, de crear y motivar a los estudiantes. Sobre todo adecuarnos al tiempo de la familia, porque ellos son quienes están a cargo del aprendizaje desde las casas. Hay que hacer actividades prácticas que ellos puedan efectuar, escuchar sus propuestas y modificar lo que sea necesario”.

Colaboración y adaptación a las nuevas tecnologías son parte de los aprendizajes como docentes. “creamos cápsulas de videos que se suben a nuestro Instragram @somosprimeroNSG. Hay realmente una articulación de las actividades junto al equipo PIE y podemos tener una llegada a todos los estudiantes. También utilizamos correo electrónico para tener mejor llegada a los niños y niñas. Y enviamos los links de las cápsulas por Papinotas. Con quienes tienen menos acceso o conocimiento tecnológico trabajamos vía whats app”.

Destaca el trabajo colaborativo. “Trabajamos con la profesora paralela,  la educadora PIE y la coordinadora pedagógica. Esto sólo funciona de esa manera, no individualmente,  todos trabajando hacia el mismo norte”.

Catalina Letelier, Profesora de Artes Visuales del  Colegio Nazaret de la Florida.

“Me motivó la idea de acercar a los niños al Arte, que puedan conocer diferentes plataformas artísticas y tener su apreciación de cómo entendemos o valoramos a los artistas en su contexto”.

Con este foco, Catalina ha generado actividades lúdicas, entregando links con recomendaciones a sus alumnos/as para que visiten museos y galerías de manera virtual. Pero dentro de sus principales acciones está la creación de cápsulas de video para dar a conocer a artistas a través de Instagram

“Primero cree un calendario con actividades diarias y mensuales, y ahí nació la idea de hacer videos. Una sesión que hago en Instagram del colegio llamada conociendo artistas. Las primeras han sido de Van Gogh y Kandinsky, porque estamos trabajando con los artistas que están viendo los niños de primer ciclo. Así mostramos sus obras, quiénes son y a qué movimiento pertenecen”.

Ruby Rodríguez, Educadora Diferencial del Colegio Padre Esteban Gumucio

“Me motivan saber cómo están los estudiantes y que al día siguiente estén mejor. Me motiva su bienestar y tener contacto con ellos”. La Educadora Diferencial de PIE se ha destacado por su compromiso y constante comunicación con los estudiantes y apoderados, haciendo uso de la tecnología para contener, saludar y vincularse creativamente con los alumnos/as.

“Es motivante conectarse con los niños y niñas. Hago saludos diarios en la mañana por audio  y trato de llamarlos dos veces a la semana, principalmente para hacer el vínculo y preguntar cómo están y las necesidades tienen”.

Para apoyar a los padres en casa, adecua los materiales que le envían los profesores, hace presentaciones lúdicas y llama a los papás por whats app. “Hago video llamadas para explicar la actividad o presentaciones en power point con el paso a paso”.

Este proceso ha significado un aprendizaje constante. “Hay que aprender de todas las áreas y complementarnos para poder apoyar. Si no fuera por los profesores uno no podría hacer el trabajo. Ellos nos van comunicando y reportando, así nos coordinamos como equipo PIE para que los especialistas puedan llamar a los apoderados y dar el apoyo desde cada área”.

En este punto destaca que lo más relevante es hacer la derivación al instante. “Uno tiene que avisar de inmediato al especialista cuando el papá lo solicita. Coordinarlo con los profesores y no dejar guardada la información, porque si uno deja pasar los días la necesidad se alarga y no se puede atender.”

Durante este tiempo le ha sorprendido el agradecimiento de los padres. “Es súper gratificante para uno, nos llaman espontáneamente, me preguntan cómo estoy. Uno no está acostumbrada a que el apoderado se preocupe por el profesor. Quizás como ven la constancia, se va creando un vínculo casi como una familia”

Mauricio Montecino, Profesor Jefe del Liceo Alberto Hurtado.

Ingresó este año al liceo, estuvo dos semanas con los estudiantes hasta que se suspendieron las clases. “A pesar de los pocos días que tuvimos en clases, tuve la suerte de lograr una buena llegada con mi curso de jefatura de tercero medio y con los cursos que hago historia”.

Este fue el punto de partida para ir logrando un vínculo efectivo con estudiantes y apoderados. Desde el inicio de la pandemia, “empecé a contactarme vía mail y después por teléfono y whats app para mantener la cercanía y estar con ellos desde el principio. Que sientan que no simplemente uno es el profe, sino que hay una preocupación un poco más allá”.

Respecto a las clases, el desafío ha sido “cumplir con el currículum y darnos cuenta que los estudiantes están en otra situación emocional, entonces enviar actividades contextualizadas, con lo que está pasando ahora en ciudadanía y el mundo actual. Que trabajen esos aspectos, para que sientan que es un trabajo súper directo y cercano y así se motiven a aprender”

Naomy Asenjo, Profesora de Matemática del Colegio Sagrada Familia.

Desde el primer día ha estado preocupada de sus estudiantes, ha mantenido un contacto fluido con ellos por distintos canales. “Creo que el principal desafío ha sido motivar a los papás y a los niños y niñas, porque están en un proceso emocional complicado y que cumplan con lo pedagógico no ha sido  fácil”.

Para esto, complementa las actividades de los textos con la realización de videos, debido a que así los niños y padres podían entender cómo se resuelven los problemas de matemáticas y evitar confusiones. Dependiendo del contenido lo sube a un canal de youtube que creó (https://youtu.be/RheBiDuyCnM). “Yo les mando el link del canal y ven los videos. Cuando hacen las actividades, me envían las fotos los días viernes. Hago muy rápido la retroalimentación y voy destacando lo positivo, felicitando a las familias por el apoyo y aclarando dudas para que nadie se quede atrás.  Luego selecciono a los niños de los cursos que no cometieron errores y envío diplomas por Papinotas”.

Además de esto, Naomy va llamando todos los días a distintos niños y el resultado de todas las estrategias ha sido muy positivo.  “Profesionalmente siento que me he vuelto muy tecnológica, he aprendido mucho al uso de powet point, video, edición, el uso de tecnología ha sido lo más importante”.

María Jesús Frontaura, Profesora Jefe del Colegio Santo Tomás.

Con actividades creativas, apoyo emocional y reconocimientos a sus alumnos/as María Jesús ha buscado lograr llegar a sus estudiantes y apoyarlos a la distancia.

“Yo me empecé  a grabar haciendo algunas páginas de los textos y les pedía fotos y video de cómo ellos estaban trabajando, si tenían dudas. Y además, empecé a hacer premiaciones online por cada semana, entonces grabo un video con presentación y vamos reconociendo a los niños. Junto con eso les mando a cada uno su diploma, entonces así se han ido motivando a estar más en contacto, mandándome sus videos y actividades”.

Cada niño tiene una realidad diferente y eso para María Jesús es muy importante. “En general la relación con los apoderados ha sido muy buena. A los que más lo necesitan les voy haciendo seguimiento por teléfono para apoyarlos, ajusto la planificación en el caso de que no puedan hacerla por estrés y otras situaciones que viven en casa. Los incentivo a hacer lo que puedan, pero a no perder el contacto”.

Como parte de este proceso de apoyo, ha trabajado en conjunto con el área de formación del colegio. “Hicimos unos desafíos basados en el libro El monstruo de los colores. Grabamos videos con unos títeres de los monstruos que confeccionamos en casa y fuimos poniéndoles un desafío a los niños y niñas. Esta semana hablamos de la empatía y el monstruo les explicó qué es y les dejó un desafío”-

Macarena Fuentes, Profesora Jefe del Colegio Jesús Servidor.

“Me motiva poder darles una educación de calidad a los niños y que reciban la mayor ayuda de parte mía, tratar de que no quede una brecha tan grande cuando volvamos a encontrarnos”.

Al principio el proceso a distancia fue complicado, porque le tocó un curso nuevo.  “Este año alcancé a estar dos semanas no más con los niños.  Entonces no los conocía, tampoco a los apoderados porque no alcancé a tener reunión”.

Pero ante ese escenario su prioridad fue establecer el vínculo. “Lo que he hecho es llamarlos por teléfono todas las semanas. Además  hice un grupo de whats app más bien informativo, donde envío las tareas y actividades”.

El medio principal que han utilizado es whats app. “Ahora lo que estamos haciendo con el otro  cuarto básico, es enviar el solucionarios. Yo mando la tarea y espero una o dos semanas y luego envío las respuestas por power point con audio. O envío la página del libro y fotos del solucionario con las respuestas en rojo”.

Además, con la profesora paralela crearon una encuesta a través de una aplicación para saber cómo van los niños. “Son de 10 preguntas y la idea es saber si han podido trabajar, si sirve el calendario, si les sirven los videos que hemos realizado con la educadora diferencial”.

Para ella es fundamental el trabajo que se ha realizado como colegio “Somos un buen equipo, tengo una muy buena coordinadora, educadora Pie y profesora paralela.  Eso es lo más importante, el trabajo en equipo”.

Javier Tapia, Profesor de Historia Colegio Vicente Valdés.

Transmisión en directo por Instagram, seguimiento y retroalimentación a los estudiantes son parte de las estrategias que ha implementado en este periodo a distancia.“Los mismos alumnos me pidieron que subiera fotos de guías e hiciera transmisión en directo por Instagram. Ha sido lo más práctico, porque hago resolución de preguntas inmediato con ellos”.

Para coordinar cada sesión se arman grupos por nivel, se les anuncia el horario en que se trabajará por curso y en promedio se conectan unos 20 o 30 estudiantes. “Fue un desafío desde el inicio, saber cuánto están aprendiendo. Y como Instagram es una herramienta fácil, para mí es la más cómoda para poder conectarme con ellos”.

Antes de iniciar una sesión lo primero es establecer el vínculo. “Les pregunto al comienzo cómo han estado, y entonces primero es el vínculo con ellos antes de comenzar la clase”. Además de estas prácticas y para reforzar, “en algunos casos trabajo con grupos reducidos vía zoom, entre 5 a 10 estudiantes, y eso surge desde ellos. Crean el grupo y dicen a qué hora va estar y resolvemos dudas y vemos cómo han estado”.

Carolina Salinas. Educadora Diferencia del Colegio Santo Cura de Ars.

“Yo estoy en el ciclo de Enseñanza Media, trabajo con dos profesores de matemáticas y atiendo de primero a cuarto medio a estudiantes con necesidades educativas transitorias y permanentes. Hay casos de estudiantes que no les gusta la asignatura entonces el teletrabajo es complejo, porque hay que generar un vínculo. Por eso he tratado de hacerlo lo más ameno para ellos, establecer mucho contacto con apoderados mediante correo y llamados”.

Los días lunes Carolina recibe el material para la semana y los va adaptando  y haciendo sugerencias.  “Voy dando apoyo o buscando videos o haciendo infografías para acompañar lo que el profesor manda. Es mucho trabajo colaborativo con los profesores de asignaturas”.

Pero sin duda lo fundamental ha sido apoyar y dar tranquilidad a los estudiantes, por el estrés que genera esta situación y la manera de aprender a distancia. “Más que exigir nos hemos enfocado en el vínculo, contención emocional, tener siempre contacto con las familias, que sepan que no están solos. Nos hemos dado cuenta que somos un gran equipo y que cada uno ha aportado su granito para cada familia y eso ha sido lo bueno, y nunca dejar de lado a los estudiantes. Uno como PIE genera lazos muy cercanos”.

Nathalie Clavero, Educadora Diferencial del Colegio Victoria Prieto.

Para apoyar a los estudiantes del colegio ha realizado una búsqueda constante, siendo uno de los focos el trabajo sensorial. “Hemos tratado de Innovar con materiales que estén al alcance de los niños en sus casas, material didáctico concreto que tengan en el hogar: perros de ropa, cucharas, prendas de vestir para hacer clasificación por color, forma, principalmente para hacer un trabajo sensorial”.

En este proceso el aprendizaje y trabajo colaborativo es esencial. “El colegio es un colegio que trabaja mucho en equipo, todas las semanas tenemos reuniones y vamos dando sugerencias, estrategias, es un colegio súper bueno a nivel profesional”.

Con esta manera de abordar la educación a distancia, han logrado complementarse en los conocimientos y habilidades para lograr el apoyo necesario a sus estudiantes. “Este trabajo lo estamos realizando con Fernanda Pérez de Pre kínder y la Fonoaudióloga Daniela Álvarez que ha hecho videos interactivos muy buenos”.